Noticia

Pautas para sacar el máximo rendimiento a tu clase de Ciclo Indoor
28/11/2017

Desde UP CENTER, queremos darte una serie de consejos para sacar el mayor beneficio posible a tu clase de ciclo. Si sigues estas recomendaciones, con la ayuda de tu instructor, tu entrenamiento será más seguro y efectivo:

  1. Si es tu primera clase, es importante no quedarte con ninguna duda. ¡No tengas miedo a preguntar a tu instructor!
  2. Lo primero que tienes que tener claro al empezar tu clase es si tu postura encima de la bicicleta es la correcta.
    • Posición del sillín: si colocas el sillín demasiado bajo, tus piernas estarán demasiado flexionadas, y esto puede provocar tensión en el tendón rotuliano, además de perder la correcta alineación de la cadera. Si el sillín está demasiado adelantado provocará una sobrecarga en los músculos del tren superior.
    • Manillar: un manillar muy elevado puede provocarte una compresión de los discos intervertebrales a nivel lumbosacro.
  3. Si trabajamos con cadencias altas (velocidad de pedaleo rápido), a partir de los 90 rpm, requerirán un ritmo más alto, que conlleva un mayor trabajo cardiovascular. Al contrario que si trabajamos con cadencias bajas, que implican un mayor esfuerzo muscular.
  4. Trabajar de pie sobre la bicicleta requiere mayor estabilidad de nuestro cuerpo, por lo que es más que aconsejable concentrarte en tu zona abdominal, estabilizando tu espalda.
  5. Trabajar con la carga adecuada es fundamental para la seguridad de nuestras articulaciones. No debemos dejar nunca que las piernas vayan totalmente sueltas, ni que la resistencia sea excesiva y no te permita mantener el ritmo de la clase.
  6. Pedalear bloqueando la cadera crea una rigidez extrema en la zona lumbar y un desgaste innecesario de los rotadores de la cadera
  7. Hay que pedalear en flexión plantar. Hay que evitar pedalear con las puntas de los pies mirando hacia abajo, ya que puede generar una sobrecarga en el gemelo. El pedaleo debe ser en redondo.
  8. Y por último, hay que evitar apoyar todo el peso del tren superior sobre el manillar. Esto crea gran tensión sobre los hombros y las muñecas. Lo correcto es repartir el peso a través de nuestros músculos estabilizadores (zona abdominal) y utilizar el manillar solo como apoyo para no perder la estabilidad sobre la bicicleta. Hay que intentar separar los hombros de las orejas y así alargar tu espalda.

Insistimos, ¡No tengas miedo a preguntar a tu instructor!

 

« Volver